Beneficios del Entrenamiento Funcional

¡Compartelo en tus redes!

¡Continuamos con los beneficios del entrenamiento funcional!

En el artículo anterior vimos lo que es el entrenamiento funcional y sus diferencias con un entrenamiento tradicional de pesas, también hemos hablado de cómo hacer un entrenamiento funcional, los ejercicios, la forma de la rutina, y más.

Ahora es momento de ver los beneficios que nos trae, sus ventajas y desventajas. Y al final de esta lectura, tendrá mucho sentido el por qué se ha vuelto tan popular en los últimos años.

Beneficios del Entrenamiento Funcional

beneficios del entrenamiento funcional
Photo by Meghan Holmes on Unsplash

Los beneficios del entrenamiento funcional para la salud son inmediatos, no solo en esta actividad, sino en todos los tipos de entrenamiento.

Conseguimos acelerar el metabolismo, aumentar la tasa metabólica, mejorar la salud cardiovascular, mejorar el humor y estado de ánimo.

De hecho, podemos ver según un estudio del 2011 que el ejercicio físico aumenta la secreción de serotonina, por lo que es un tratamiento efectivo contra la depresión, el estrés y la ansiedad.

También conseguimos aumentar la sensibilidad a la insulina, lo que es excelente para prevenir enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2 y bajar de peso.

Si vamos más alla, hay toda una multitud de estudios cuyos datos indican que los ejercicios intensos previenen enfermedades cardiacas.

Además de también contribuir a mantener la salud y plasticidad cerebral, actuando como un agente «antienvejecimiento».

Por si fuera poco, también tenemos estudios que nos aseguran que mediante el ejercicio podemos no solo prevenir el alzheimer, sino que puede mejorar la calidad de vida de personas que ya sufren de la enfermedad.

Los beneficios del entrenamiento funcional, además incluyen ganancias de masa muscular, ganancias de fuerza y mejora la resistencia cardiovascular y metabólica.

Y para terminar, pero no menos importante, mejora nuestras capacidades motoras básicas, así como otras capacidades fundamentales, como lo es el equilibrio, flexibilidad, potencia, velocidad, coordinación, entre otras.

A medida que envejecemos, comenzamos a perder masa muscular y densidad osea, lo que debilita al cuerpo y hace más probable que haya caídas.

En españa, por ejemplo, uno de cada 4 pacientes que sufren una fractura de cadera, mueren en los 12 meses siguientes al accidente. Mediante el entrenamiento funcional, prevenimos la pérdida de músculo, la pérdida de densidad ósea y también mejoramos el equilibrio.

Este artículo está dedicado a los ejercicios de equilibrio, seguro que te interesará.

Ventajas del Entrenamiento Funcional

La más grande de las ventajas del entrenamiento funcional es la facilidad para poder hacerlo en cualquier lugar y en cualquier momento.

Al centrarce en las habilidades motrices en espacios abiertos, como podría ser un parque público o una montaña, y en los cerrados, como lo sería un gimnasio o la sala de tu casa.

No es necesario tener equipos. Aunque hay ejercicios específicos que utilizan equipos:

  • Como las bandas elásticas
  • Las kettlebels o pesas rusas
  • Equipos de suspensión
  • El balón medicinal
  • La rueda abdominal
  • La escalera de agilidad
  • El saco de arena
  • Entre otras

Hay mucha variedad de equipos que nos darán la posibilidad de trabajar los músculos de una forma diferente, y de darle variedad a los entrenamientos, pero ninguno de ellos es indispensable.

La variedad de ejercicios que podemos hacer, permiten que te mantengas entretenido y motivado. Si no eres tú quien planifica la rutina de entrenamientos, tendrás la seguridad de que siempre encontrarás algo que te sorprenda.

Desventajas del Entrenamiento Funcional

Cuando tu eres quien planifica toda la rutina, te toma más tiempo pensarla y armarla, ya que si quieres mantener la variedad, necesitas dedicar más tiempo para hacer una rutina que trabaje todo el cuerpo y que además se enfoque en alguna, o algunas, de las capacidades fundamentales de las que hablamos.

No puedes hacer una rutina que se enfoque en todas a la vez, puesto que algunas de ellas son incompatibles entre sí.

Las ganancias que obtengas, tanto de fuerza, como de masa muscular, como de resistencia y flexibilidad, serán limitadas. Esto se da porque este tipo de entrenamientos buscan que seas bueno en todo, pero no te permiten especializarte en todo.

Así que si lo que buscas es mejorar en una cosa sobre las demás, como por ejemplo ganar mucha masa muscular, o ganar mucha velocidad, o mucha flexibilidad, tu progreso será muy lento.

Esto no quiere decir que no puedas ganar un cuerpo espectacular con entrenamientos funcionales, como podemos ver en el caso de dos deportistas de élite de nivel mundial, Annie Thorisdottir y Mathew Fraser.

Y no te preocupes, si no quieres ponerte demasiado grande, estos son ejemplos de lo que puedes lograr cuando dedicas tu vida a ello, años de dedicación absoluta, a nivel profesional. No es un cuerpo que puedas conseguir en solo un par de años entrenando.

Otro problema frecuente es al entrenar solo, ya que este entrenamiento es típicamente de grupo, es importante para la motivación y ganar una sensación de comunidad, formar vínculos con tus demás compañeros de entrenamiento.

Y otro inconveniente puede darse al entrenar solo, ya que algunos protocolos de entrenamiento dependen mucho del uso estricto del tiempo, tanto en los intervalos de ejercicios como en gestión de los descansos, y mantener este control por ti mismo, puede llegar a ser complicado sin un compañero o entrenador.

Quienes Pueden Hacer Entrenamientos Funcionales

beneficios del entrenamiento funcional
Photo by CDC on Unsplash

Esta disciplina puede ser practicada por todo tipo de público. Hombres, mujeres, niños, persona mayores e incluso mujeres embarazadas.

Como podemos ver en el caso de Annie Thorisdottir, que en avanzado estado de embarazo, continuó siempre con sus entrenamientos, aunque obviamente, no con la misma intensidad que antes y con la aprobación de un médico especializado.

En personas que sufren de enfermedades cardiacas, que han sido operadas por un infarto miocardio y que sufren de problemas de hipertensión, es recomendable comenzar a ejercitar con un nivel muy bajo. Ir construyendo la resistencia cardiovascular y metabólica poco a poco hasta que ya sean capaces de hacer ejercicios intensos sin riesgos.

Pero en cualquiera de estos casos, es necesario que este proceso se haga bajo supervisión médica.


Así concluimos los beneficios del entrenamiento funcional, y lo que nos queda para el último capitulo de esta trilogía es ver cómo se hace el entrenamiento funcional, los ejercicios, los equipos utilizados y como programar una rutina.

Los aspectos más básicos puedes encontrarlos en el primer artículo que explica qué es el entrenamiento funcional.

No olvides compartir este artículo con todos tus amigos y enemigos. Pronto nos veremos con mucho más contenido. Un abrazo 😉

Otros artículos que pueden interesarte


¡Compartelo en tus redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *